viernes, octubre 18, 2019
Banner Top

Hino sabe que la electrificación es el futuro, pero quieren dominar el mercado mientras se desarrollan los sistemas adecuados para ello utilizando la última tecnología en sus híbridos diésel.

Hino Motors, uno de los mayores fabricantes de camiones diésel en Japón –propiedad del grupo Toyota–, ha presentado un plan para competir con los fabricantes de vehículos comerciales pesados que están apostando por la electrificación de sus modelos. La compañía pretende expandir su oferta híbrida e implementar esta tecnología en sus vehículos más grandes, antes de optar por la electrificación total. Además, dotará de inteligencia artificial (IA) a sus actuales vehículos híbridos diésel para mejorar la eficiencia de combustible y reducir las emisiones.

Esta decisión llega en un momento en el que los fabricantes se centran en las nuevas tecnologías para apostar por la electrificación y la conducción autónoma, un hecho similar a lo que sucede en el mercado de turismos. Por poner ejemplos, Mitsubishi Fuso, de Daimler AG, una marca que rivaliza directamente con Hino, ya ha empezado a vender una variante 100% eléctrica de su modelo Canter. Por otro lado, Tesla ya presentó el Semi, su industrial eléctrico, que producirá a partir del próximo año.

También apostarán por los eléctricos

Hino Motors no se olvida, sin embargo, de los eléctricos, admitiendo que la electrificación total de la movilidad ocurrirá en el futuro. A partir de 2020, la marca pretende vender camiones 100% eléctricos, aunque en un inicio se limitarán a electrificar sus vehículos más pequeños para que la inversión en baterías no se dispare. Otra de sus preocupaciones es el peso de sus camiones, y esperarán hasta que haya soluciones en este aspecto para empezar a considerar la electrificación total de sus modelos más grandes.

Hino sabe que debe apostar por la electricidad y ya admite estar desarrollando la tecnología necesaria, pero también exponen que su estimación es que los híbridos dominarán el panorama de los industriales hasta 2030, por lo que seguirán apostando por estos propulsores. La marca japonesa vendió 170.000 unidades el año pasado, sobre todo en el mercado japonés y asiático, cifra que les colocó en el top 10 de marcas de vehículos comerciales en 2017.

Banner Content

0 Comments

Leave a Comment