viernes, agosto 23, 2019
Banner Top

Daimler ha decidido aumentar el número de centros productivos con capacidad para construir baterías, una maniobra que entra dentro del presupuesto de 1.500 millones de euros para adaptar sus fábricas con el fin de construir coches eléctricos Mercedes-Benz EQ y Smart EQ.

La canciller alemana Angela Merkel puso en 2017 la primera piedra de la fábrica de Kamenz junto al presidente de Daimler AG, Dieter Zetsche.

Daimler espera poder fabricar todavía más paquetes de baterías para coches eléctricos que las anunciadas inicialmente. Debido a un aumento en la demanda de vehículos enchufables, ya sean híbridos o eléctricos, Daimler ha decidido aumentar el número de centros productivos con capacidad para construir baterías con la incorporación de Sindelfingen y Untertuerkheim a la lista. La maniobra entra dentro de los planes de Daimler para electrificar sus marcas, Mercedes-Benz y Smart, para lo que contempla una inversión de 1.500 millones de euros dedicada a reconfigurar, mejorar y ampliar sus fábricas para la llegada de grandes volúmenes de coches eléctricos.

Así pues, Sindelfingen por un lado, que es donde se construye actualmente la Clase S de Mercedes, se acondicionará para fabricar grandes vehículos con conducción autónoma y propulsión eléctrica. Se trata, ni más ni menos, que los vehículos de transporte sin conductor que utilizarán los altos cargos y directivos de las empresas en sustitución de las berlinas de gran tamaño con motores contaminantes y sin conducción automatizada que se comercializan hoy en día. Por otro lado, la planta de Untertuerkheim se transformará en un centro de alta tecnología dedicado a la investigación y el desarrollo de componentes para coches eléctricos, como los motores que utiliza la gama EQ de Mercedes-Benz.

Tras la incorporación de las fábricas alemanas de Sindelfingen y Untertuerkheim anunciada a través de la agencia Reuters, la lista de fábricas con las que Daimler espera fabricar las baterías y componentes de sus coches eléctricos crece hasta la cifra de 7 localizaciones distribuidas en tres continentes. En Asia Daimler cuenta con una planta en Beijing, China, y otra en Bangkok, Tailandia. En el continente americano la producción de coches eléctricos correrá a cargo de la fábrica de Tuscaloosa, en el estado de Alabama. En “casa” la producción se la repartirán las dos mencionadas instalaciones y otras dos fábricas situadas en Kamenz, Alemania.

En cambio, la producción de baterías para los autobuses eléctricos de Mercedes-Benz correrá a cargo de AKASOL, otra compañía alemana que actúa de forma independiente. El resto de paquetes de celdas, aquellos dedicados a los turismos de las marcas Mercedes-Benz y Smart EQ, serán fabricados por el propio constructor alemán.

Banner Content

0 Comments

Leave a Comment