viernes, octubre 18, 2019
Banner Top

Un informe empaña el logro de Tesla de alcanzar una producción de 5.000 Model 3 a la semana, aludiendo a una falta de calidad en muchas de las unidades. El fabricante se defiende diciendo que forma parte de su control de calidad y que las horas de trabajo han disminuido un 30%.

A principios de julio de este año, Tesla anunció que había logrado una producción de 5.000 unidades del Model 3 a la semana, alcanzado así uno de los objetivos principales para la marca. Sin embargo, un informe ha empañado este importante hito indicando que la mayoría de las unidades tuvieron que ser repasadas con posterioridad por algunos defectos de calidad. Tesla se defiende de esta acusación anunciando que las horas de trabajo en la producción del Model 3 han disminuido en un 30% en el último trimestre.

Según un informe de Business Insider, basado –según asegura la publicación– en pruebas obtenidas de la propia Tesla, 4.300 de las 5.000 unidades del Model 3 fabricadas durante la última semana del mes de junio, tuvieron que ser repasados por los trabajadores. El tiempo medio ocupado para ello fue de 37 minutos, que se emplearon en reparar algunos errores de calidad. El rendimiento de la producción del Model 3 en esa semana disminuyó hasta un 14%, cuando la media de la industria del automóvil se sitúa en un 80%.

El fabricante californiano no ha tardado en salir al paso de estas acusaciones. Sin indicar exactamente los trabajos realizados, Tesla no ha negado que algunas de esas unidades tuviesen pequeños defectos, pero no los considera significativos, sino típicos de la producción de una línea de montaje automatizada. Para apoyar su argumento, Tesla ha explicado que las horas de trabajo dedicadas a la producción del Model 3 se han reducido en un 30% en el último trimestre.

Tesla ha publicado un comunicado oficial para justificar estas segundas intervenciones sobre los coches ya terminados, que califica como habituales. “Nuestro objetivo es producir un automóvil perfecto para cada cliente”, dice la marca, añadiendo que “para asegurar la más alta calidad, revisamos cada vehículo, incluso en sus detalles más pequeños, antes de que salga de fábrica”. Tesla alude a la satisfacción de sus clientes para justificar su exigente proceso de control de calidad. Según los datos del fabricante la puntuación de sus clientes sobre la calidad del Model 3 se sitúa en un promedio del 90% desde enero, mejorando semana tras semana, a pesar del incremento en la producción. Afirma tener “el nivel de satisfacción del cliente más alto en toda la industria mundial. La mayoría de los clientes afirman que su próximo coche será un Tesla”. El comunicado añade que “si un cliente no está satisfecho con su automóvil cuando lo recibe, puede devolverlo y obtener un reembolso completo, permitirnos solucionar cualquier problema o pedir un automóvil completamente nuevo”, ofreciéndole así varias opciones, incluso la de devolver el coche si al recibirlo no cumple con sus expectativas.

Tras lograr estabilizar una tasa de producción de 5.000 unidades a la semana, Tesla afirma que su objetivo ahora es alcanzar las 6.000 al finalizar agosto. Según la previsión de algunos analistas, para el fabricante será sencillo alcanzar las 8.000 unidades a la semana con muy poca inversión de capital.

2 0

Banner Content

0 Comments

Leave a Comment