viernes, agosto 23, 2019
Banner Top

Nissan eliminará el Pulsar en Europa y el Almera en Rusia, dejando al Leaf, su coche eléctrico, como única opción para el segmento compacto.

Nissan ha dado un paso importante de cara al futuro de su oferta. La empresa japonesa va a dejar de producir vehículos compactos para el mercado europeo y ruso, concentrándose claramente por el segmento de los SUV. El pasado junio, la marca ya dejó de fabricar el Pulsar y a finales de año hará lo propio con el Almera en Rusia.

Esta decisión ha sido motivada por el rápido descenso de las ventas de compactos en el continente europeo, claramente superados por los SUV, un segmento por el que los compradores se ven más atraídos por su versatilidad, imagen y seguridad. «La historia en Rusia es similar», afirma la compañía, que así que dejará al Leaf, el eléctrico, como único compacto a la venta en el Viejo Continente y Rusia.

Los argumentos del Leaf

La segunda generación del Nissan Leaf, disponible en España desde 31.260 euros para su acabado Visia, cuenta con una autonomía de hasta 378 kilómetros con una sola carga, ofreciendo la posibilidad de realizar viajes más largos respecto a su predecesor. Además, el compacto japonés es compatible con la gran mayoría de puntos de carga rápida, por lo que se adapta mejor a las principales rutas europeas.

Propulsado por un motor eléctrico de 110 kW (150 CV), desarrolla 320 Nm de par motor, mejorando la aceleración también respecto a su predecesor. En Europa, desde la introducción de su primera generación en 2011, han sido ya más de 85.000 las unidades vendidas del compacto eléctrico, siendo una de las referencias de la movilidad eléctrica junto con vehículos como el Renault Zoe o el BMW i3.

En Japón cuenta también con una variante llamada Leaf Nismo que, pese a no mejorar la potencia, le aporta un diseño más deportivo y radical con faldones laterales con detalles en rojo y negro, elementos como parachoques específicos y un agresivo difusor trasero. Aunque de momento solo se vende en Japón, no es descartable que pudiera llegar al mercado europeo.

El nuevo Leaf de segunda generación, que además de aumentar su autonomía y potencia se actualizó estéticamente para resultar más atractivo, ha recibido una gran acogida por parte del público: ya son los usuarios que han decidido cambiarse a la movilidad eléctrica. De hecho, Nissan llegó a admitir en mayo que esperaban que, en España, se vendieran tantas unidades en 2018 como las que se han vendido desde 2011.

Banner Content

0 Comments

Leave a Comment