miércoles, octubre 23, 2019
Banner Top

Nissan, el gobierno japonés y distintas empresas de distribución y producción de baterías,  impulsan el uso de energías renovables para estabilizar las redes eléctricas. El propósito es crear una gran red de almacenamiento virtual formada por baterías de los coches eléctricos y unidades de almacenamiento estacionario instaladas en hogares y oficinas para evitar cortes de luz como los que se produjeron en la isla de Hokkaido, al norte de Japón, tras el terremoto sufrido en la zona el pasado mes de septiembre.

El fabricante japonés de automóviles, Nissan, en colaboración con algunos de sus socios (Tohoku Electric Power y Mitsui) ha arrancado un programa piloto en la ciudad explotando la energía almacenada en las baterías de una flota de coches eléctricos con el fin de ayudar a regular el suministro. Para ello se utiliza el sistema V2G que incorpora el Nissan Leaf, capaz de dirigir la energía del vehículo hacia la red, recargar la batería o introducirla al sistema según la demanda y el nivel de carga.

Para mejorar la capacidad de almacenamiento de energía solar y eólica a través de baterías, la empresa de servicios eléctricos Tepco Power Grid y Kansai Electric Power, están trabajando en el sistema central eléctrica virtual o VPP que permitirá ajustar con mayor precisión el flujo de energía a las demandas de la red almacenándola  en las horas valle y vertiéndola en las horas punta.

Las baterías de la red almacenarán la energía sobrante durante el día y la distribuirán por la noche. En el desarrollo inicial del proyecto se administrarán hasta 500 baterías de forma simultánea, las cuales estarán operativas a partir de 2021. Estos sistemas de almacenamiento distribuido permitirán a los usuarios de coches eléctricos, los hogares y las empresas reducir su factura energética.

Ver más: Híbridos y eléctricos

Banner Content

0 Comments

Leave a Comment