miércoles, agosto 21, 2019
Banner Top

El centro tecnológico aragonés CIRCE ha desarrollado el primer sistema capaz de transferir potencia de forma inalámbrica a 300 kW, lo que triplica la capacidad alcanzada dos años atrás. El avance representa un gran paso para desarrollar una carga inductiva ultrarrápida para vehículos eléctricos pesados.

Este nuevo prototipo busca su aplicación en corto plazo para la carga de grandes vehículos eléctricos de forma inalámbrica, tanto para trayectos urbanos como interurbanos. Puede realizar la carga con una reducción del tiempo del 60% respecto a los sistemas actuales y sin la necesidad de conectar ningún cable.

Este nuevo logro se ha obtenido en el marco del proyecto europeo NIWE, financiado por la Comisión Europea a través del programa Horizonte 2020, y cuya trayectoria concluye esta semana tras cinco años de vida.

El funcionamiento se basa en la circulación de corriente eléctrica entre dos bobinas, una en el suelo y otra en el propio vehículo, que generan un campo magnético que permite que, al situarse un vehículo encima de la misma, este comience a cargarse sin que sean precisos cables ni conexiones. El sistema, al estar oculto, provoca un impacto visual mínimo en la imagen de la ciudad y es de fácil manejo al momento de utilizar el vehículo. 

Banner Content

0 Comments

Leave a Comment