miércoles, octubre 23, 2019
Banner Top

La implementación de los autos eléctricos en Argentina se viene desarrollando muy lentamente. Los factores que lo impiden van desde los altos precios de los vehículos y la falta de tendido de cargadores eléctricos en las ciudades, hasta el estado de la red de abastecimiento eléctrico de la Argentina, que haría imposible proveer a millones de usuarios.

Los modelos de autos enchufables, con la batería recargable con energía eléctrica externa, es una alternativa que, a nivel local, cuenta con el impedimento fundamental de la falta de infraestructura eléctrica necesaria para poder hacer las recargas sin afectar a la red.

Diego Prado representante de una marca de autos establecida en Argentina, afirma que hay unos nuevos modelos eléctricos enchufables que cuenta con una tecnología más incipiente que funciona con celdas de hidrógeno.

“Este tipo de vehículos se carga con hidrógeno líquido comprimido, que se obtiene de cualquier fuente renovable, como el agua. Tiene celdas donde se libera el hidrógeno y, al ponerse en contacto con el oxígeno, generar energía. Esta ofrece una autonomía de 800 kilómetros con los mismos tiempos de carga que un tanque de nafta”

El principal inconveniente, hoy por hoy es la falta de producción del hidrógeno y la consiguiente generación de la red de estaciones de servicio que serán necesarias para generar el mercado.

A nivel internacional, muchos son los países con grandes problemas de superpoblación y contaminación ambiental que decidieron impulsar el uso de esta tecnología. Francisco Newland, analista de proyectos de Renovar Energía, compañía especializada en diseñar soluciones técnicas para la aplicación de energías sustentables, explica: “Allí donde los autos eléctricos son furor, los gobiernos otorgan beneficios impositivos para promover su uso. A nivel local, además de la falta de infraestructura de carga, el alto costo de los vehículos es otra de las grandes dificultades que tiene este mercado”.

Newland explica que este año, YPF instaló surtidores en la Ciudad de Buenos Aires, pero no los llegaron a usar porque Edesur quiere controlar la venta de energía. De igual modo se prevé la colocación de estos surtidores en la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Santa Fe. “Aunque el negocio no está instalado aún en el país, las consultas sobre la posibilidad de instalar surtidores son cada vez más numerosas por parte de los estacioneros”, afirma.

Sin embargo, una gran limitación que pone en duda a los usuarios, es la autonomía de los autos eléctricos. Los más populares llegan a recorrer, en promedio, entre 100 y 150 kilómetros con una sola carga, lo cual hace que el principal uso sea únicamente urbano. Además, el tiempo de recarga, que en una red doméstica va de las cinco a las ocho horas, también es otro impedimento.

Ver más: Laarena

Banner Content

0 Comments

Leave a Comment