viernes, octubre 18, 2019
Banner Top

El Gobierno autorizó por decreto que queden exentos del tributo extrazona del 35%, tal como sucede con los fabricantes, y ya analizan que productos vender

Los autos eléctricos venían llegando tímidamente a la Argentina, a pesar de los beneficios fiscales que el Gobierno dispuso en 2017 sólo para las automotrices que fabrican en el mercado local.

Las compañías podían ingresar este tipo de vehículos con una exención del impuesto extrazona (del 35%). En un inicio, la medida oficial dejaba afuera a aquellas que no tienen plantas en el país (importadoras), y la realidad mostró que -pese al beneficio otorgado- el cupo no fue completado en su totalidad.

Ante esta situación, el Ejecutivo puso un marco de igualdad para favorecer la competencia y alentar la entrada de este tipo de unidades. Concretamente, firmó el Decreto 230/2019 para derogar una normativa que fijaba un arancel aduanero para autos eléctricos (2%) e híbridos (5%) en lugar del 35%, pero sólo para las «automotrices autorizadas a operar como terminal».

La decisión fue muy bien recibida por las firmas nucleadas en la Cámara de Importadores y Distribuidores Oficiales de la Argentina (CIDOA) y abrió el juego para que marcas como BMW, Volvo, Hyundai, Kia y Jaguar, entre otras, queden habilitadas para traer sus modelos a la Argentina. Tal es así que ya pusieron primera y están acelerando este proceso.

«El mercado automotriz argentino tendrá una mayor oferta, que permitirá a los consumidores acceder a autos eléctricos e híbridos con estándar de tecnología, seguridad y de calidad de última generación a precios más alineados con los valores internacionales y una perspectiva de constante modernización».

Ver más: iProUp

Banner Content

0 Comments

Leave a Comment