miércoles, agosto 21, 2019
Banner Top

Las calles de Lima ya cuentan con sus primeros taxis eléctricos. A una ciudad que en promedio registra cinco millones de viajes diarios en taxis (lo que representa el 31.27 % del total de viajes en transporte público en la capital, según la ONG Transitemos), ahora se le suma este nuevo modelo de transporte eco-amigable, moderno y que reduce al mínimo la contaminación sonora.

La empresa Taxi Directo, de la mano de BYD, es la primera en apostar por estos vehículos. Ha adquirido dos de ellos y a fin de año espera contar con veinte más para renovar su flota, pese a que la capital todavía no cuenta con la infraestructura idónea para un óptimo servicio. Aunque, según el ingeniero Edwin Zorrilla, especialista en movilidad eléctrica de ABB, «Perú es uno de los países en el mundo que cuenta con las mejores condiciones para la adopción de vehículos eléctricos debido a la sobre oferta de energía que tiene».

Según Patricio Portaro, gerente general de Taxi Directo, una de las ventajas de contar con un taxi eléctrico está en el ahorro del costo del mantenimiento: el gasto mensual es de S/50, a diferencia de los autos convencionales que oscilan entre S/250 y S/500 al mes.

En cuanto al ahorro del combustible, Portaro afirma que para un recorrido de 200 km, un taxi regular gasta al día S/50 en gasolina o S/25 en GLP o S/20 soles en GNV, mientras que el costo con uno eléctrico representa una décima parte. Es decir, S/5 para realizar la misma distancia. Asimismo, su batería de Litio NCM garantiza 300 km de autonomía urbana con una sola carga.

Respecto al tema ecológico, el ejecutivo destacó que los vehículos eléctricos contribuye a minimizar la emisión de CO2. Dijo, por ejemplo, que un auto con GLP emite en promedio de 12.6 toneladas de CO2 cuando recorre recorre aproximadamente 200 km diarios. Si este consume gasolina, la cifra se eleva a 14.6 toneladas. En el caso del eléctrico, las emisiones de CO2 son de 0.0. Además, es un auto que no genera ruido ni vibraciones. «Beneficiando a la ciudad en cuanto a contaminación sonora», dijo Portaro y agregó que actualmente este tipo de taxis también realizan servicios en el aeropuerto Jorge Chávez.

Pero si hablábamos de desventajas, uno de los problemas recaen en que la ciudad todavía no se ha implementado las zonas de cargas. «No existen las cargas públicas rápidas, los vehículos se están cargando por ahora en nuestra base de operaciones cerca al aeropuerto», nos dice. Y añade que es decisión del gobierno el poder viabilizar la infraestructura necesaria para estos vehículos.

«Estamos yendo a pasos responsables, contamos con mucha ayuda de empresas eléctricas. Por el momento, algunos países de la región, como Colombia, nos llevan ventaja», señaló el ejecutivo.

Ver más: El Comercio

Banner Content

0 Comments

Leave a Comment