miércoles, agosto 21, 2019
Banner Top

Vetelia trabaja en el diseño de un automóvil citadino 100% eléctrico, de dos plazas y con 300 kilómetros de autonomía de carga.

Se mudó a Querétaro desde León, porque en territorio queretano encontró la proveeduría aeronáutica que necesitaba para hacer realidad su sueño: diseñar su primer prototipo de automóvil eléctrico.

Vetelia, empresa dedicada a la producción de vehículos eléctricos, principalmente bicicletas, tiene un avance de 90 por ciento en este proyecto.

“Empresas más grandes empezaron haciendo una bicicleta y terminaron fabricando automóviles”, expresa Emilio Sosa Solís, director general de la compañía, en entrevista con El Financiero Bajío.

El objetivo es diseñar un automóvil citadino 100 por ciento eléctrico, de 2 plazas, con 300 kilómetros de autonomía de carga y velocidad no mayor a 150 kilómetros por hora, con potencia para pasar de cero a 100 kilómetros en siete segundos y a un precio en el mercado de sólo 300 mil pesos, con lo que se convertiría en el vehículo más accesible y económico del mercado.

Además contaría con un chasis multiplataforma y usaría baterías de litio fabricadas por la misma empresa.

Actualmente, la compañía trabaja en el cumplimiento de certificaciones de impacto, seguridad, frenado, control de tracción, frenado, entre otros, y comenzará a realizar pruebas y pasarlo a planos.

El objetivo es tener un prototipo este año. Es posible que el único elemento de importación sea el motor, pero el resto sería manufacturado y ensamblado en Querétaro, para lo cual se realiza un inventario de las fábricas que podrían suministrarle proveeduría de autopartes.

La empresa mexicana, con apenas cinco años de vida, es la única que fabrica bicicletas eléctricas en territorio nacional, pues tanto marcas nacionales como extranjeras cuentan con sus centros de producción fuera del país, y algunas tienen en México sólo plantas de ensamble, asegura Emilio Sosa.

ALUMINIO GRADO ESPACIAL

La planta de Vetelia se ubica en la comunidad de Santa Catarina, delegación municipal de Santa Rosa Jáuregui, en el municipio de Querétaro, una de las delegaciones con mayor rezago social. Antes se encontraba en León, Guanajuato; sin embargo, fue traída a Querétaro porque aquí encuentra la proveeduría aeronáutica que requiere para sus procesos.

“Gran cantidad de nuestros productos se fabrican en aluminio grado espacial y Querétaro tiene una base mucho más industrializada aquí, una proveeduría mucho más desarrollada”, detalla.

Con apenas 29 años, Emilio Sosa Solís, ingeniero en mecatrónica, dice que no se ve trabajando en otra cosa, pues desde niño le gustaban los vehículos.

La primera bicicleta de lo que hoy es Vetelia fue creada en un taller con uno de sus amigos, y ahora la empresa tiene una capacidad de producción anual de hasta 42 mil bicicletas al año, cifra que ha permitido a la compañía tener un crecimiento de 100 por ciento anual.

“Siempre he creído que México tiene la oportunidad de hacer las cosas diferentes. Crear aquí es uno de los valores que más fomentamos dentro de los colaboradores que tenemos”, afirma.

A sus 50 colaboradores les fomenta ser creativos, para que México sea una potencia en la invención y el diseño. Tiene desde personas con secundaria terminada, hasta ingenieros aeronáuticos, de mecatrónica y diseño.

La compañía diseña, produce y ensambla sus vehículos eléctricos ligeros. El objetivo es que esto se mantenga para vender mucho más en México y después hacerlo en el extranjero, aunque ya ha exportado algunas piezas a Canadá y Estados Unidos.

Además del prototipo de automóvil eléctrico ligero, trabaja en el registro de nueve patentes. “Creo que en el área somos una de las empresas que más registros tiene; ahora tenemos 7 patentes y estamos registrando 9 más en diferentes sectores que va desde bicicleta hasta el área automotriz”, detalla Emilio.

Ha enfocado su negocio en el diseño, fabricación y venta de bicicletas eléctricas, pero ahora está entrando de manera intensa en el ofrecimiento de servicios y operación de sistemas de bicicletas públicas.

MERCADO CRECIENTE

En México y el mundo existe una creciente demanda de bicicleta eléctrica por parte de empresas, gobiernos y particulares, por lo que se han multiplicado las empresas que las producen.

La ventaja competitiva de Vetelia, dice Emilio Sosa, es que realiza un producto con proveeduría local y ofrece mantenimiento.

“Grandes marcas como Coca Cola y HDI Seguros se enfocan más en trabajar con alguien local porque nuestro nivel de respuesta es inmediato”, afirma.

Además la compañía puede realizar productos personalizados para los clientes y cuenta con su propia batería de litio.

“Son diseños totalmente personalizados; tenemos la bicicleta eléctrica más potente del mercado y además es mexicana”, expone.

Su producto “estrella” es una bicicleta con potencia de 55 kilómetros por hora y 1,500 watts, que se carga en dos horas y media, mucho menos tiempo que otras en el mercado. Este vehículo ha sido vendido para corporaciones de seguridad.

El 98 por ciento de las unidades de venta de Vetelia son eléctricas y el resto tradicionales. Los precios de venta de sus bicicletas, dice Sosa, ponen a la marca en una posición fuerte en el mercado, ya que van de 19 mil 999 a 38 mil pesos o más, según las especificaciones que solicite el cliente y los elementos con los que cuente.

Ver más: EL FINANCIERO

Banner Content

0 Comments

Leave a Comment