viernes, octubre 18, 2019
Banner Top

La industria de los automóviles avanza en una dirección clara: la eletricficación. Los autos híbridos y los 100% eléctricos tienen una participación cada vez más importante en el total del mercado.

Es pobre, es cierto, pero avanza a una velocidad cada vez mayor.

Esto se puede advertir en las grandes decisiones que están tomando los mayores jugadores a nivel mundial, los cada vez más invierten en desarrollos que tienen relación con el abandono de los combustibles convencionales y el objetivo puesto en la electrificación.

El problema que mucho ven es que esa dirección apunta en un sentido: Asia. Y más precisamente al sudeste asiático, donde los bajos costos de producción, a partir de una mano de obra muy barata, son una tentación irresistible para las grandes marcas.

Esta semana se conoció que el plan de Toyota es desarrollar en Jakarta, Indonesia, una base de desarrollo eléctrico para sus modelos de próxima generación.

La marca japonesa quiere producir allí vehículos electrificados, al mismo tiempo que el gobierno de ese país tiene el proyecto de que dichos automóviles (impulsados por baterías) representen el 20% de la producción total para 2025.

El anuncio habla de una inversión de 28,3 billones de rupias (US$ 2.000 millones) en Indonesia desde 2019 y hasta 2023, según Nikkei.

En la misma región, Toyota ya produce vehículos electrificados en Tailandia, donde fabrica híbridos enchufables.

En Indonesia, sin embargo, tiene un plan mayor: convertir a Jakarta en uno de los centros de producción de automóviles elećtricos más grandes del sudeste asiático.

Para lograrlo, espera que el gobierno reduzca los impuestos para los grandes inversores, como parte de un esfuerzo por atraer a más fabricantes de automóviles.

Además, un dato no menor: Indonesia también tiene ricas reservas de mineral de laterita de níquel, un insumo central de las baterías de iones de litio que impulsan los EV.

El objetivo de Toyota es multiplicar al menos por tres las ventas anuales de autos eléctricos en 2030, desde el nivel de 2018. Serían unos 5,5 millones para ese año, lo que representaría la mitad de sus ventas totales.

Los híbridos y los híbridos enchufables representarían alrededor de 4,5 millones, mientras que los vehículos de células de combustible y completamente eléctricos constituirían el resto.

Sin freno
El avance de los autos eléctricos es lento, pero constante. Para muestra basta analizar un gran mercado: China.

Durante 2018, los enchufables e híbridos crecieron en ese país un 60 por ciento, a diferencia de los autos a motor tradicional, que mostraron una contracción.

Un estudio de Bloomberg New Energy Finance del mes pasado predice que las ventas de vehículos eléctricos de pasajeros alcanzarán los 50 millones para 2038. En ese año, superarán los 47 millones de unidades de vehículos convencionales que se espera que se comercialicen.

Para 2040, los e-cars representarán el 57% de las ventas de autos nuevos (56 millones), 10 millones más que las de los propulsados ​​por motores de combustión interna.

Por supuesto, falta mucho: en 2018, las ventas de vehículos de pasajeros convencionales en 2018 fueron de aproximadamente 85 millones de unidades, mientras que los e-cars registraron alrededor de 2 millones.

En Estados Unidos, las ventas de vehículos eléctricos fueron el 6% del mercado total de autos nuevos, según QZ.

Ver más: Merca2.0c

Banner Content

0 Comments

Leave a Comment