jueves, octubre 24, 2019
Banner Top

En el último año, la ciudad de Tel Aviv ha vivido un notable incremento en la movilidad compartida a través de los scooters eléctricos que se encuentran distribuidos por toda la ciudad

Tel Aviv es una ciudad ajetreada. El tráfico puede causar que llegues tarde al trabajo o a un evento importante. Las distancias pueden ser cortas, pero el tránsito puede causar que se pierda mucho tiempo, contaminando y estresando a los conductores. Hace casi un año llegó a Tel Aviv una alternativa de transporte, que supone una solución de movilidad para muchos, pero también un quebradero de cabeza para otros.

Los scooters eléctricos han empezado a aparecer en varias ciudades del mundo, como Los Ángeles, Miami, París y ahora, también en Tel Aviv. Los patinetes están desperdigados por toda la ciudad y es muy fácil usarlos:

Simplemente descargas una aplicación, que tiene un mapa de la ciudad con los scooters señalados. El precio estándar entre las compañías presentes en Israel -que son LEO, Bird, Lime y Wind- es el mismo: cinco shekels por la activación del vehículo y 0.50 centavos de shekel por minuto de uso, lo que puede resultar en un viaje mucho más económico que un taxi, por ejemplo.

Tel Aviv es un destino ideal para el creciente negocio de los scooters. Alrededor del 60% de la población de la ciudad tiene menos de 40 años, lo que genera un gran mercado, además de que la topografía plana es de gran ayuda para los vehículos eléctricos. Pero con la gran velocidad de los patinetes, han pasado de cierta manera inadvertidos de las regulaciones gubernamentales.

Casi un año después de que aparezcan los primeros scooters en Tel Aviv, el Ayuntamiento ha puesto una fecha límite del primero de agosto para que las compañías distribuyan o creen lugares específicos por toda la ciudad para estacionar los scooters, ya que son dejados bloqueando entradas, estorbando en la acera o volteados, molestando a los peatones.

El Ayuntamiento ya ha establecido que está prohibido ir por las acera con los vehículos, de lo contrario se multa con 250 shekels. Así que los usuarios tienen que ir por las calles con los scooters, lo que ha causado accidentes en las calles, pues son muy difíciles de ver y evidentemente no tienen la velocidad de un auto.

Aurora tuvo la oportunidad de hablar con Ayal Rosenthal, jefe de operaciones y de proyectos de desarrollo de la empresa israelí LEO, una start up con base en Tel Aviv. LEO apenas lleva dos meses en operaciones y cada día crecen más. Cuentan con alrededor de 200 scooters en las calles, de los cuales siempre hay 150 operacionales, pues día a día dan mantenimiento a sus unidades o están siendo recargadas.

Los aparatos no son recargados por trabajadores de la compañía, sino por cerca de una decena de usuarios, que se ofrecen a recoger y recargar los patinetes en sus propios hogares a cambio de una remuneración.

Rosenthal comentó que con el rápido crecimiento del mercado de scooters, el gobierno tuvo que actuar rápidamente: “el ayuntamiento estudió el tema de la movilidad compartida y han creado muchas regulaciones que están a punto de entrar en vigor el primero de agosto. Tenemos que promover la seguridad, que se usen cascos y crear las zonas de estacionamiento, entre otras cosas”.

LEO es la única empresa israelí que está presente en el mercado de scooters, y con apenas dos meses de operaciones, buscan crecer y acaparar la mayor cantidad de usuarios posibles, pero manteniendo su atención personalizada y sus valores. Pretenden dar la mejor experiencia posible y, en el futuro cercano, ampliarse a las demás ciudades de Israel, pero no solo a las zonas metropolitanas, sino también en las periferias de las ciudades.

“Queremos ayudar a personas en luven en áreas céntricas a llegar más fácilmente a estaciones de tren o a sus trabajos. Creemos que la gente debe de tener más opciones de transporte, sencillas y accesibles”, añadió el jefe de operaciones de LEO.

También mencionó que lo interesante de este nuevo mercado es que no existe un modelo de negocios establecido: “cuando empezamos, no teníamos la menor idea de como manejar una flota, en cuestiones de mantenimiento o recarga no existe un truco de magia que te ayude a manejar tu flota de manera exitosa. Hemos aprendido sobre la marcha y ahora tenemos un gran modelo», comentó.

Y prosiguió: «no se trata necesariamente de la cantidad de vehículos en las calles, sino de manejar correctamente nuestra información, desplegar en lugares estratégicos y tomar en cuenta los patrones de tráfico por toda la ciudad».

El mercado de la movilidad compartida cada vez crece más y cada vez más compañías buscan tomar ventaja de este creciente mercado, que es una gran método alternativo, ecológico y veloz, de transportarse de un lado a otro. No obstante, queda pendiente el reto de garantizar la seguridad de los usuarios y la convivencia con los medios de transporte convencionales.

 

Ver más: AURORA

 

Banner Content

0 Comments

Leave a Comment